lunes, 14 de marzo de 2016

Diario de un hombre de cincuenta años (Henry James) (FUNAMBULISTA)


“Nouvelle” escrita en 1880, en la que esta presente todo el sarcasmo y el misterio característicos de Henry James.

Estamos ante una novela, a modo de diario, que me hizo pensar mucho al acabarla y cuatro días después continuo dándole vueltas a lo que el autor nos quiere decir, si es que nos quiere decir algo o simplemente la narración esta ahí y no hay nada detrás, es el lector el que tiene que extraer sus conclusiones al leer este maravilloso relato.

Las características del hombre de cincuenta y dos años, militar de profesión, están bien reflejados en este párrafo “Sin lugar a dudas he viajado demasiado, trabajado demasiado duro, he vivido bajo climas rigurosos y me he relacionado con gente aburrida. Cuando un hombre llega a los cincuenta y dos años sin que se le vea muy deslucido -cuando goza de buena salud, buena fortuna, una conciencia limpia y una ausencia total de parientes embarazosos -, supongo que esta obligado, si posee sentido de la delicadeza, a describirse a si mismo como feliz

La historia se desarrolla en Florencia, nos presenta algunas reflexiones sobre su vida actual, porque no se caso, no tuvo hijos etc. y empieza a recordar y transitar por los lugares donde estuvo con una dama veintisiete años antes, pero nos lo presenta, en un principio, con una seguridad aplastante de que su comportamiento cuando estaba junto a ella y la decisión final que tomó, estuvieron fundamentadas y fue lo mejor, el recuerdo lo realiza de una manera racional, mesurada, sin ningún atisbo de arrepentimiento de haber obrado mal, aún escapandosele ápices de nostalgia. “....El lugar estaba completamente vacio: es decir estaba lleno de ella.


Nos presenta a dos condesas italianas (madre e hija), interesadas, manipuladoras, coquetas, pero, o quizá por ello, inteligentes (muy de Henry James)¿Esta casado?. -No, signora contessa. (…..) -¿Parezco muy infeliz? Ella inclino la cabeza ligeramente a un lado. -¡Para ser inglés, no!, con mala suerte en el amor, duelos de por medio, y son las que convierten esta historia en algo extrañamente singular, se puede entender (esto lo digo yo), que son una misma persona, en dos épocas diferentes, con dos destinos opuestos.

Aparece también un joven ingles como nexo entre ese recuerdo y los personajes reales que todavía viven y son protagonistas de la historia anterior, y digo que son protagonistas, más que por ser la hija, porque se vuelven a dar las circunstancias con una analogía total, viéndose que el joven bien podría ser el alter ego del hombre mayor, entregado sin reservas a las virtudes de la condesa, y de ahí ese paternalismo que demuestra durante toda la novela, dándole consejos que le puedan ayudar a no caer en sus mismos errores.

Decía al principio, que el escritor juega con nosotros, en esta nueva simetría, el desenlace que se nos presenta nada tiene que ver con el anterior, es como si nos hubiera querido poner una novela con dos finales o como si nos diera a entender que la determinación de algunos de los dos no hubiera sido la correcta, decantándose de manera tacita, por la decisión en la que se obtuvo mayor felicidad. Le pregunté si su esposa estaba allí. Tenia que hacerlo. - Oh, sí, está en otra de las salas. Venga conmigo a que se la presente; quiero que la conozca. -Se olvida de que yo ya la conozco. -Oh, no, no la conoce; nunca lo hizo...

Quizá nos quiere decir...mover el pasado, lo único que hace es replantearte cosas que no tienen respuesta. O tal vez....un acto de cobardía, me impidió vivir una vida mas intensa.... La responsabilidad de proteger, me privo que me protegieran.... No se puede luchar contra el destino.... Y como así, podría estar mucho rato, les invito a que lo lean y saquen sus propias conclusiones.

Mi puntuación es de 8 sobre 10.