lunes, 18 de enero de 2016

Lady Susan (Jane Austen)

Como se pueden condensar en tan pocas paginas y de una manera tan poco ortodoxa (de forma epistolar), una historia tan llena de enredos, de sentimientos frustrados, de engaños premeditados, sutilezas orquestadas, ironías bien suministradas....en definitiva una joya de 100 páginas.

Que haya leído este libro es una casualidad, estaba buscando en mi biblioteca a ver si tenia un libro para un reto de lectura, y cayó en mis manos este, me dispuse a empezarle y así matar dos pájaros de un tiro, leer otra vez en papel, cosa que no hacia en años y reencontrarme con Austen, aunque a fuer de ser sinceros nunca he leído mucho de ella, y empezando... empezando...”ha caído de una sentada”.

No me gusta detallar en mis comentarios lo que ya viene en la sinopsis y que en las reseñas de otros blogs hacen mejor que yo, pero en este caso diré que se trata de una mujer viuda, joven, guapa, con una habilidad para seducir y embaucar a los que están a su alrededor, tanto es así que muy pocos perciben sus verdaderas pretensiones, con lo que su juego resulta todavía mas morboso.

En el libro queda demostrado las sibilina maniobras de una dama para poder cumplir todos sus objetivos a fuerza de ir siguiendo a rajatabla unos planes preestablecidos, utilizando para ello toda la astucia y artimañas necesarias, incluso si no salia todo como en un principio tenía previsto, siempre se las arreglaba para encontrar un “plan B”, con prodigiosa rapidez.

Para ser un poco indulgente y si bien todos los lectores la detestemos, el deseo de la protagonista era el bienestar principalmente económico y social de ella y de su hija, y que en aquella época no sería nada inusual conseguirlo a base de matrimonios preconcebidos y otros ardides, por lo tanto, hay que verlo con la perspectiva según el periodo en que se narra la historia.

Tenemos que tener en cuenta que lo escribió con 19 años (1794) que lo reviso en 1805 y se publico en 1871, ya habiendo fallecido la autora, pero lo que mas llama la atención, es que con esa edad fuera capaz de gestar este pequeño tesoro en forma de libro, que recomiendo fervientemente.


Mi puntuación es de 8 sobre 10.