martes, 24 de mayo de 2016

Ostende (Volker Weidermann) (ALIANZA)

Ostende 1936, Stefan Zweig y Joseph Roth, dos maneras de entender la vida con una guerra en ciernes... su guerra.

Me ha resultado distante, no ha conseguido traspasar esa barrera que existe entre un libro y el lector cuando empiezas a leerlo, era un comienzo continuo, sin llegar al siguiente paso, donde te identificas y te comprometes con sus reflexiones. En este caso, tengo que decir que el autor no es el problema, esta documentado, bien escrito y consigue una calidez difícil de lograr en estas piezas bibliográficas; el culpable soy yo. Me esta hablando de una situación que la veo muy lejana, no logro armonizar en ningún momento con sus problemas y lo mas decisivo, no conozco a casi nadie, exceptuando a nuestros dos insignes autores y alguno que cita de soslayo (Thomas y Klaus Mann, el pintor Ensor y poco más) y que no se encuentran en el sitio que lleva por titulo, todos los demás me son desconocidos, se trata de editores, políticos, esposas, amantes, famosos de aquella época, que quizá por esa ignorancia no me llegan lo suficiente para apasionarme con sus episodios.

Se centra en el verano de 1936, aunque nos amplía su información a años anteriores y posteriores para darnos una perspectiva completa de los acontecimientos que se van sucediendo en una Europa tan convulsa, empezando por el estallido de una contienda civil en España, que servirá como “conejillo de indias” para las maniobras y estrategias de la gran guerra, la que afecta verdaderamente a nuestros protagonistas.

Estamos en Ostende, una ciudad de la provincia belga de Flandes y lugar de vacaciones en el que la alta burguesía de la época disfrutaba de sus playas e instalaciones. Allí nos encontramos a Stefan Zweig (en 1914 le sorprendió la primera guerra mundial en el mismo término) y Joseph Roth, dos de los ocupantes de un balneario, que pese a su antagonismo, se tienen el aprecio suficiente para aconsejarse y comentar sus trabajos. Nos detalla en profundidad el carácter de uno y otro, mientras Zweig es comedido, mesurado, posición acomodada, elegante, discreto “El arte, la cultura europea es una religión para él”...el Roth que nos describe, es todo lo opuesto, desorganizado, vividor, aprovechado, autocomplaciente, manirroto, alcohólico... “Roth no quiere alojarse con los parientes.. los judíos tienen unas copas de licor tan pequeñas...dice..” hasta tal punto llegaba su situación, que si podía disfrutar ese ritmo de vida era por la magnanimidad del primero, el cual tenia que pagar todos los gastos de su “amigo” y no estamos hablando de los superfluos, sino de algo tan básico como la ropa y la comida.




Esta disparidad se podía apreciar hasta en sus acompañantes, mientras que Charlotte Elisabeth Altmann “Lotte” era la fiel secretaria admiradora de todo lo que Zweig creaba, haciéndole sugerencias para mejorar su legado (me gustaría conocer más sobre la vida de esta mujer), en el caso de Irmgard Keun (en la foto), se trataba de una apuesta joven que acompaño en todos los terrenos resbaladizos por donde transitaba Roth, convirtiéndola a su “doctrina alcohólica” y despedazándose la vida de ambos a jirones. “Durante casi dos años fueron la pareja mas peculiar de la emigración, el joven anciano y la sabia dama mundana el bebedor incurable y la bebedora contenta de la vida, dos combatientes contra el hundimiento, contra el mundo, y pronto contra sí mismos por encima de todas las cosas”.

Esta bien detallado, te haces una idea fidedigna de la difícil situación psicológica de ambos, así como de los demás “turistas” que coinciden en la zona , el desvelo predominante, es el auge del nacionalsocialismo y como los nazis se estaban expandiendo a los países de los que eran originarios, “...el pueblo austriaco vitorea a los nuevos gobernantes en la plaza de los Héroes. Ya no existe la patria de Roth ni la de Stefan Zweig.” empezaban a prohibirse sus libros en Alemania, con lo que su medio de vida se reducía considerablemente, era una atmósfera de incertidumbre que hacia tambalear sus principios políticos y aflorar sus “finales” económicos, a todo esto se unía, sus problemas personales, con los editores, amantes, esposas e hijos, en “pie de guerra” contra ellos “Friderike (mujer de Zweig) tenia apego a su casa de Salzburgo, a su grandeza y a su lujo, le gustaba aparentar. Y tampoco entendía el terror de su marido al registro. Al menos no lo compartía. Ella podía seguir viviendo igual de bien. Ella y sus dos hijas ya adultas.

Era lo que le faltaba a Zweig. En cuanto oyó lo de las dos hijas, se puso furioso, aquellas dependientes, solteras, exigentes, fatuas e inútiles eran la cargante atadura de su vida, según se desprendía de sus cartas, aunque su madre le pesaba todavía más.” (foto)

Me llamó la atención en esta relación que no todo fue un camino de rosas, tenia muchos altibajos, “Hablando Joseph Roth y Irmgard Keun: En esas semanas sobre todo se han reído mucho y a carcajadas , hasta que se le saltaban las lágrimas a los dos. Lo que mas les gusta es burlarse de Zweig, de su benignidad, su ingenua e inamovible fe en lo bueno de las personas, su amor a la humanidad. Eso no puede ser verdadero, dice Roth una y otra vez, aunque él lo sabe mejor que bien.” en ocasiones Zweig estaba harto de Roth, de esas actitudes tan extravagantes que soportas a un genio pero que acaban por cansarte y en este caso vemos que el primero se iba separando cada vez mas, hasta el punto de llegar Roth prácticamente a la indigencia, (abandonado también por Keun, al que no soportaba mas sus celos y su carácter agresivo) y no contestar durante mucho tiempo, a sus llamadas de auxilio en forma de carta. Aún así, cuando Zweig recibe la noticia de la muerte de Roth esta escribiendo en Londres a Romain Rolland y dice “Nosotros los exiliados no llegamos a viejos. Y -lo he querido como a un hermano.”

Nos detalla con gran profusión, la ventura de todos los que aparecen en la narración, con una tasa alta de suicidios y muertes tempranas principalmente debido a los excesos. A Roth le afecta mucho la muerte de Ernst Toller, que se quita la vida en un hotel de Nueva York. Cuando recibe la noticia esta con Friderike Zweig (ellos se seguían viendo), pide que lo trasladen a un hospital, donde muere días después.

Otra cosa que me gustaría destacar y que nosotros no nos damos cuenta (al menos los que no somos escritores) es la relación de estos con los editores; les hacían adelantos, les exigían plazos improrrogables, se intentaban usurpar a los de mas éxito, estaban muy pendientes si editaban en EE.UU. u otro país, en definitiva, se pueden apreciar los entresijos de una profesión tan “bohemia” y comprobar su preocupación directa de lo que al fin y al cabo son sus ingresos en unos momentos difíciles (¿pasara también esto en la actualidad?).

Me gusta la figura de Zweig; en este tipo de libros tienen la ventaja o desventaja que cuando vuelvas a leer alguno de este autor te vendrá a la mente estos pormenores, en este caso sera muy positivos, me agrada que quisiera pasar desapercibido, que se limitara a vivir sin sobresaltos, respetuoso hasta la mofa, educado, generoso y con ese punto de timidez y sensibilidad para “dolerle en sus carnes”, todo lo que sucede en una preguerra, que no por prevista, es menos espeluznante. No me sucede lo mismo en la apreciación que me queda de Joseph Roth. “Roth a Zweig: Le felicito por su prohibición en Alemania” “..la abstinencia quizá prolonga la vida a largo plazo, pero a corto plazo, hoy y ahora, la hace imposible.”


Zweig tuvo ataques por sus escritos desde todos los flancos, en la mayoría de los casos fueron interpretaciones mas intencionadas que reales y se concentraron en sus escritos de Castellio contra Calvino y sus alusiones en otro (“El candelabro enterrado”), a un judío cuyo único objetivo en su vida era preservar y proteger la menorá (candelabro de siete brazos), pero no cabe duda que su figura era ya muy celebre en aquellos años. Le sorprendió cuando llegó a Brasil, después de pasar por Londres, Suiza y Nueva York, que conocieran perfectamente su obra. En este viaje hizo escala por España y dejo escrito esto de nuestro país “Zweig contempla, se asombra, se maravilla, y se pasea, aquí al borde del campo de batalla que será experimento para la próxima gran guerra y lo encuentra todo maravilloso y pintoresco. Escribe entusiasmado en su diario que dos horas en España son más intensas que todo un año en Inglaterra. Y añade: Como en Viena en su tiempo.”
Se sabe, haciendo referencia a su relación con España, aunque no esta reflejado en este libro, que el uno de enero de 1942 (un mes antes de su muerte) escribió a un amigo medico aleman en Petropolis, diciéndole lo fascinado que estaba con “La malquerida” de Jacinto Benavente, le había encantado su intensidad dramática, denominándola una obra "freudiana" antes de Freud.

Me hubiera gustado que se extendiera mas en su suicidio y en el de su ya esposa Lotte Altmann, (foto) cuales fueron las causas verdaderas, que momento tan terrible estarían atravesando, máxime cuando parecía haber vuelto a ver un rayo de esperanza en, “Un país de futuro” refiriéndose a Brasil y solo nos hace alusión a la nota (foto) que dejo el 22 de Febrero de 1942 en su habitación de Petrópolis, “Saludo a todos mis amigos. Ojalá lleguen a ver el amanecer tras la larga noche. Yo, demasiado impaciente, les adelanto” (reconozco que se me pone “la piel de gallina” al escribirlo)...donde se demuestra que, a veces, los acontecimientos acaban por superarnos, dejándonos huérfanos de un genio...descanse en paz.
Mi puntuación es de 6 sobre 10.