viernes, 15 de abril de 2016

El molino del Floss (George Eliot) (ALBA EDITORIAL)


Gran libro, creo que acabo de leer una de las mejores obras de la literatura, y si le parece exagerada esta afirmación, por favor léalo. Oí decir a alguien que sentía pena haber acabado el Quijote, porque ya no volvería a disfrutar de los momentos tan agradables que le produjo, pues bien, comparto estas reflexiones en lo referente al Molino del Floss, será complicado experimentar las mismas sensaciones con otro relato.

Es difícil que una novela te llegue tan hondo y expresar con palabras como me ha impactado y que sensación me transmite. Sabes que tienes una joya en tus manos y tu eres el encargado de pulirla, de darle esa forma que la vas a recordar en un futuro; se convierte en algo tuyo, en algo que siempre estará allí a modo de refugio al recordarlo; sabes que muchos lo leerán, pero ese diseño que le has dado, solo te corresponde a ti.

Como ven, mi opinión es diáfana, destacando la manera magistral que esta escrito. Estamos hablando de un libro de 1860, y su temática es totalmente actual, tanto en el fondo como en la forma, cambiando claro esta, el modo de vida y las costumbres de la época, pero quedando de manifiesto , los odios, rencores, disputas familiares, habladurías al que se sale de las normas, clases sociales....etc.

Nos narra las aventuras y desventuras de una familia que gira alrededor de su molino, su medio de vida; dándoles los suficientes beneficios para llevar un día a día holgado sin penurias económicas, iniciándose una serie de adversidades que nos llevan de la mano para compartir todas sus dificultades y poder salir de esa situación, siendo decisivas para ello las hermanas de la madre; salvaguardando siempre el buen nombre de la familia y sus tradiciones. tendrá que recoger los frutos de la mala conducta de su padre y acostumbrarse a comer mal y a trabajar mucho. Y debe ser humilde y mostrarse agradecido a sus tíos y tías por lo que están haciendo por su madre y su padre, que acabarían en la calle y en el asilo si no recibieran su ayuda. Y también su hermana debe meterse en la cabeza que debe ser humilde y trabajadora —prosiguió la señora Glegg, mirando con severidad a Maggie, que se había sentado en el sofá junto a la tía Deane, atraída hacia ella sólo porque era la madre de Lucy—, porque ya no tendrá criados que la sirvan, y debe tenerlo muy presente. Tendrá que hacer el trabajo de la casa, respetar y querer a sus tías que tanto han hecho por ella y han ahorrado dinero para dejárselo a sus sobrinos y sobrinas.

Creo que la autora nos quiere transmitir su forma de pensar y su rebelión ante lo que ella considera injusto. Son dos hermanos, con caracteres totalmente distintos; mientras en ella prima lo emocional y sensible con un punto de rebeldía (quizá llora en demasiadas ocasiones) Entonces —estalló—, ¿por qué han venido aquí a hablar, a meterse en nuestras cosas y regañarnos, si no piensan hacer nada para ayudar a mi pobre madre, su propia hermana? ¿Si les da igual que tenga problemas y no quieren prescindir de su dinero, aunque no lo necesiten, para evitarle este trago? En ese caso, no queremos saber nada de ustedes y no vengan a buscar defectos a mi padre: era mejor que ustedes, porque era un buen hombre y los habría ayudado en caso de apuro. Si no ayudan a mi madre, Tom y yo no querremos saber nada de su dinero. ¡Preferiremos no tenerlo! ¡Nos las arreglaremos sin él!
Tras estas palabras de desafío a sus tíos, Maggie permaneció inmóvil, mirándolos con sus grandes ojos oscuros, como si estuviera preparada para afrontar las consecuencias.
en él, lo material, lo físico es en el terreno que se encuentra cómodo y es en el varón, no podía ser de otra manera, en quien se confía para que siga con la explotación del molino, dándole para ello una educación privilegiada a pesar de la inteligencia de Maggie y sus deseos de aprender, se ve siempre relegada a un segundo plano en las decisiones trascendentes, siendo Tom el último responsable de guiar y cuidar a los demás, asumiendo ese rol desde una temprana edad. Si mi padre no se recuperara, sentiría mucho pensar que se había hecho algo contra su voluntad a pesar de que yo podía impedirlo. Y estoy seguro de que quería que recordara lo que me dijo esa noche. Debo obedecer los deseos de mi padre en relación con sus bienes.

Me resulta curioso la manera que la autora habla con el lector, elabora conversaciones que te implican más en la historia e incluso recriminándote que hubieras pensado de diferente manera a lo que ella quería dar a entender. Comparto contigo, lector, esta sensación de estrechez opresiva; pero es necesario que la sintamos si queremos entender cómo actuaba sobre las vidas de Tom y de Maggie,..

Mención especial merece la figura de Maggie, que sufriendo los desaires de su hermano desde la mas tierna infancia, En realidad, Tom opinaba que Maggie era tonta, como todas las niñas: eran incapaces de dar en un blanco de una pedrada, de sacar partido a una navaja y se asustaban con las ranas. Con todo, sentía mucho cariño por su hermana, pensaba cuidar siempre de ella, convertirla en su ama de llaves y castigarla cuando se portara mal”. creo que es la encarnación de la escritora, a través de ella queda claro sus ansias de cambio de unas reglas sociales y puritanas, basadas en una mentalidad provinciana en esa Inglaterra rural, nos lo transmite de una manera contundente, más incluso que otras escritoras de su época, donde también se vislumbran esos reflejos renovadores; y quizá lo que mas me llamo la atención es como nos manifiesta los sentimientos en sus personajes, el talante para afrontar los distintos entramados de la historia y por supuesto esas disertaciones, que son opiniones, y de ninguna manera resultan aburridas.

Se puede apreciar también en la narración y precisamente por lo detallado en el párrafo anterior, que las personas que no se plantean otro camino que el encomendado, ese en el que la dignidad, honra y buen nombre están siempre presentes, tienen una vida mas pacifica y sosegada, sabiendo siempre que camino tomar ante cualquier vicisitud ateniéndose a esas “virtudes”; por el contrario aquella que esta llena de dilemas, que siempre se pregunta el porque, no comprendiendo esa discriminación por razón principalmente de su sexo, tiene una vida atormentada. Las dudas de Maggie la sitúan en un brete muy complicado, pues si hace caso a lo que le dictan sus impulsos, comete desagravio ante la pena contundente de ser juzgada y declarada culpable por todo un pueblo, y por extensión, perjudicar a las personas de su entorno que mas quiere, no obstante lleva a cabo sus pretensiones hasta el limite, dándose la paradoja, que si hubiera seguido con su afrenta, seguramente habría sido mas respetada.

Quisiera destacar, aunque sin un gramo de asombro, pues en la actualidad seguimos con esa rémora, el repudio y el desprecio sistemático que manifiestan ante una persona con malformaciones físicas, haciendo un trabajo la autora, yo diría humanitario, pues le confiere una inteligencia, cultura y sensibilidad superior a la media, que le ayudan a ser un poquito mas feliz dentro de su desgracia.

Hay que agradecer a los editores que en la ultima edición reflejaran el modo de expresión de las gentes de Midlands, especie de dialecto y que nos ayuda mucho a la hora de compartir sus costumbres y argumentaciones, según el manuscrito que Elliot entrego por primera vez al editor y que se encuentra en el British Museum.el señor Tulliver conservaba un cariño especial hacía la «mocit»” “Algunos poseen una fe enfática en el alcohol y buscan el ekstasis o «salir de uno mism» en la ginebra,..” “¡Los mejores ojetos!” “la plata y la pocelana.” “ Se m'ha ocurrido pensar

En definitiva, vas a reír, llorar, vas a recriminar a Maggie, vas a comprenderla, vas a indignarte con ella, la vas a perdonar, vas a maldecir a Tom, vas a entender a Tom y así con todos los que aparecen en esta novela; ahora que hay mucha afición a las listas, sin duda estaría entre las 100 mejores.

Mi puntuación 9,5 sobre 10.

Bibliografía: George Eliot es el seudónimo que empleó la escritora británica Mary Anne Evans. Educada en el rigor evangélico, cursó estudios en la escuela local de Nuneaton y después en un internado de Coventry. A los dieciséis años abandonó la escuela y tuvo que encargarse del patrimonio familiar al morir su madre y por el matrimonio de su hermana mayor; al tiempo que realizaba estudios de latín, griego, alemán o italiano, cuidaba a su padre. En 1841 inicia la lectura de obras racionalistas que la impulsaron a rebelarse contra la religión dogmática.

Usó un nombre masculino para asegurar que su trabajo fuera tomado en serio. Pocas escritoras publicaban bajo sus nombres verdaderos, como el caso de Charlotte Brönte y sus hermanas. George Eliot quiso evitar ser vista simplemente como una escritora romántica. Otra de las razones por las cuales decidió utilizar un nombre falso fue evitar el escándalo de su relación con el periodista George H. Lewes, un hombre anteriormente casado, que comenzó en 1854 y duró hasta la muerte de él en 1878. En 1880 contrajo matrimonio con un amigo íntimo de ambos, John W. Cross.