miércoles, 27 de noviembre de 2013

El héroe discreto (Mario Vargas Llosa) (ALFAGUARA)

Parece que, si un libro no nos cuenta historias fantásticas, muy sorprendentes, grandilocuentes, hoy en día no puede tener ningún éxito en cuanto a ventas o lecturas se refiere. De este, se puede decir que esta en el lado opuesto, son dos historias sencillas de gente corriente, aunque acomodadas, que tienen una vida ordenada y algo hará que cambien, pero sin sobresaltos, como si de algo natural se tratara y que tu fueras participe de ello. Con este libro me daba la impresión, como si tuviera que leer un poco todos los días a modo de terapia, para empezar o terminar bien el día, sin inquietudes. Se me hacia casi necesaria su lectura para volver a sentir lo que es leer una buena narración, una historia bien trenzada, sin imaginarnos situaciones insólitas o irreales, sino que todo esta allí y es lo que hay.

En definitiva me ha gustado mucho, he leído que no es de sus mejores obras, opino lo contrario, en las anteriores, siempre había grandes altibajos y en esta no, cumple con creces lo que siempre le pido a un libro, que te entretenga que pasen las horas y continúes leyendo, que tengas que dejarlo por que ya es tarde y no por que quieras hacerlo.


Quizá, por buscarle algún pero, creo que se recrea demasiado en las palabras o expresiones especificas de la zona que describe, sé, que tiene que ser así, y ademas uno agradece las singularidades en el vocabulario y las descripciones geográficas de esa parte del Perú, pero no atestarnos de ellas.

Un libro para los que les guste la buena literatura, por cierto en extinción, las narraciones sencillas pero muy amenas, y las formas y costumbres de unos hombres buenos.

Mi puntuación es de 8 sobre 10.